El decálogo del buen candidato electoral

A tres meses de las Elecciones Generales en España, nos encontramos con que cada partido político tiene definido ya su representante pero ¿cuáles son las cualidades que debe tener un candidato con aspiraciones a ganar los Comicios? Desde mi punto de vista, debe cumplir los siguientes preceptos:

1. Carisma: lo sitúo en primer lugar porque considero que es la característica principal de un líder. Un buen candidato debe atraer la atención del votante, convencerle y enamorarle.

2. Preparación: debe ser una persona con formación académica valorable y con cierta inquietud intelectual.

3. Experiencia: ser político es una cosa y ser candidato es otra muy distinta. Las espaldas del candidato deben soportar las alabanzas y las mayores de las críticas, es el representante del partido ante la opinión pública. Por ello, debe ser una persona “curtida en mil batallas”, con experiencia en comunicación, oratoria y puesta en escena.

4. Transparencia: durante la precampaña y campaña electoral, cada paso que da el candidato será noticia. Este interés informativo, incluso, afectará a su familia. La opinión pública reclamará información del personaje y estará sometido a un juicio continuo. Si a un político se le debe exigir siempre una cierta coherencia en su comportamiento, este debe ser exquisito cuando están en juego unas Elecciones.

5. Coherencia: no solo en su comportamiento, tal y como decíamos antes, también exigimos coherencia en su mensaje. El votante se queda con su imagen pero también con su discurso. Por ello, la coherencia es fundamental para cerrar el círculo del personaje.

6. Cercanía: si dejamos a un lado el voto duro, existe un gran porcentaje de ciudadanos que no se deja llevar tanto por los colores sino que busca un partido o un candidato que pueda solucionar sus problemas. Por ello, el candidato debe intentar ser cercano y esa cercanía debe ser percibida por el votante.

7. Seriedad: que la campaña electoral sea novedosa y el candidato resulte cercano no significa que estemos ante un espectáculo. Un comportamiento esperpéntico puede conseguir muchos titulares pero no es la mejor estrategia para conseguir la confianza del votante.

8. Generosidad: no olvidemos que el candidato es la cara visible de un partido pero que, detrás de él, trabajan miles de personas que hacen posible que esta persona sea eficaz en todas las situaciones. El candidato siempre resulta un buen líder gracias a su equipo de trabajo.

9. Buena imagen: si bien puede parecer superficial, el mundo de la imagen es tremendamente importante en política. Por ello, el candidato debe cuidar su imagen personal y, para ello, cuenta con un equipo de asesores que le ayudan a que esta imagen refuerce su mensaje.

10. Y por último… capacidad de trabajo: el candidato debe ser elegido por el pueblo, lo que supone una “cierta desventaja” respecto a los cargos directivos de la empresa privada. Por ello, acabo este decálogo con otra de las características fundamentales de un candidato: la capacidad de trabajo y de entrega a los ciudadanos, sin la cual un candidato nunca será tal aunque cumpla los nueve puntos anteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s